TERMÓMETROS

El termómetro es un instrumento que sirve para medir la temperatura de alimentos, líquidos o gases con ayuda de una propiedad termométrica. Desde su invención ha evolucionado mucho, principalmente a partir del desarrollo de los termómetros digitales.

El principio por el cual los diferentes termómetros funcionan se basa en la expansión térmica de los sólidos o líquidos con la temperatura, o el cambio de presión de un gas en calefacción o refrigeración. Además, existen los termómetros de radiación que miden la energía infrarroja emitida por un objeto, lo que permite medir la temperatura sin entrar en contacto con el objeto. Son utilizados en la industria, con el fin de controlar y regular procesos. También se incluye en el estudio científico, por ejemplo: determinar las condiciones ambientales del clima.

Los termómetros tienen múltiples usos.

La amplia variedad de instrumentos tiene su lógica de acuerdo a las distintas utilizaciones del dispositivo. Hay termómetros que se usan en la producción industrial y que deben soportar temperaturas muy altas. Del mismo modo, existen otros muchos tipos de termómetros. Así, por ejemplo, nos encontramos con los digitales que son los que se han convertido en los más utilizados en los hogares ya que son sencillos, rápidos y no contaminan. Esta última razón se explica por el hecho de que no contienen en su interior mercurio.

De la misma forma, tampoco podemos pasar por alto la existencia de los termómetros clínicos. Estos pueden ser de dos clases, digitales o de mercurio, y son los que se emplean en los distintos centros sanitarios para medir la temperatura corporal de los pacientes. A estos podríamos añadir los termómetros de máximas, que se encargan de registrar las temperaturas máximas; los de mínimas, que hacen lo propio con la temperatura más baja; y los diferenciales. Estos últimos se emplean para poder llevar a cabo la medición de lo que son diferencias pequeñas de temperatura.

Asimismo están los termómetros de cocina que tienen una gran utilidad pues sirven para determinar la temperatura a la que se encuentran determinados alimentos. Ello nos ayudará, en muchos casos, a saber si un plato que hemos realizado necesita estar más tiempo en el horno o ya se halla en el punto justo.

Existen otros tipos de termómetros que funcionan a partir de la resistencia eléctrica, de la fuerza electromotriz o de los cambios que experimenta un gas, por ejemplo.